Descripción

Con ese look que el mismo dudaba si es típico de Yucatán y que, en varias ocasiones, lo describió como de "capitalino de vacaciones o gringo loco", Jorge Pedro nos esperaba a las 10 en punto en la Quinta Montes Molina.

Con su elocuencia y su tono de voz este blogger y cronista urbano, importado del DF, nos guió en un recorrido en nuestra propia ciudad invitándonos a redescubrir, como por vez primera, todo #LoBienHecho que nos rodea y que "en nuestras narices" yace sepultado por la cotidianeidad.

Ante nuestros ojos, que seguramente tenían el brillo infantil de quien encuentra un "tesoro" escondido, deslumbró el resplandor de calles y edificios que pensábamos tuvieron sus mejores tiempos en el pasado y hoy los vemos radiantes, diferentes.

Empezamos en la Quinta Montes Molina, esa que siempre ha estado ahí, que nos ha recibido en alguna boda o evento social y con la que nunca antes nos atrevimos a intimar con sus paredes, sus candelabros, su decoración exquisita y las historias de sus espacios; nos metimos literalmente hasta la cocina.

 



 

Y era solo el principio. La sorpresa era la consigna, el deleite fue la constante en cada parada, guardando el secreto de cuál sería el siguiente destino del convoy. ┬áAsí llegamos al corazón de la Ciudad, la Plaza Grande, la misma de siempreÔǪ┬┐qué podía ser distinto esta vez? que la mirábamos en los ojos de Jorge. Su sorpresa, su goce, sus dudas y sus anécdotas se volvieron las nuestras: que si la Ciudad Blanca, que si nuestra forma de hablar, que si la influencia franciscanaÔǪentre datos y encantos de nuestro guía, poco importaba el calor y el camino por recorrer.

Una fábrica tradicional de guayaberas, "espacios mayas" con historia, textiles y artesaníasÔǪMérida transpira cultura por sus céntricas calles, como en el barrio de Santiago, lleno de centro culturales independientes, galerías de arte, restaurantes, pobladores extranjeros en bicicleta, cual Condesa capitalina, pero con la calma y el calor meridanos.

Ya montados en la ruta de #LoBienHecho, con Sidral Mundet, nos tropezamos con Finders, un rincón dedicado a la moda, a los diseñadores mexicanos,┬á┬áa┬álos fashion freaks, a los cazadores de tendencias, muchos de los cuales probablemente ignoran su paradero en una de las zonas más antiguas pero más bellas de la Ciudad Blanca.



 

Aún en Santiago, llegamos a La 68, para entrar al centro cultural que es conocido así por la numeración de la calle donde se ubica pero probablemente también por el fatídico año que marcó para siempre la historia de México, hechos sobre los que Elena Poniatowska escribió un libro y hoy ese recinto lleva su nombre.

Impulsado por su propietaria Paula Haro, entre pan artesanal, miel, pizza al horno y agua de tamarindo, La 68, que también funciona como cine al aire libre por las noches y exhibe productos artesanales en venta, nos invita a detenernos un buen rato del recorrido para dar paso a la tertulia entre los "exploradores citadinos".

La siguiente estación fue Coqui Coqui, un muy poco conocido oasis del buen gusto,┬á┬ájusto a una cuadra de Santa Lucía, con una discreta pero elegante fachada. Su spa, perfumería y todo en este hotel boutique es una exquisitez. Solo hay una regla en Coqui Coqui, todo lo que ahí se vende, tiene que ser así, productos únicos e irrepetibles a partir de elementos originarios de la Península.



Unos pasos más y estábamos frente a La Negrita, cantina tradicional y lugar de reunión desde┬á┬áhace algunos años, es un lugar donde convergen los antiguos parroquianos y los nuevos┬á┬áamantes de la buena botana, la charlas para componer el mundo, planear algún proyecto cultural o los que solo gustan de una buena cerveza y pasar un buen rato. La Negrita ha┬á┬ámutado de piel y de ser una cantina ha pasado a convertirse en una especie de┬á┬áespacio chelero-cultural.

Pero todo lo bueno es finito y llegó la hora de despedirnos y quedarnos con ese grato sabor de boca de quien se reencuentra con el amor de su vida, como lo es Mérida, nuestras calles, nuestra gente y buena parte de #LoBienHecho que tenemos en la Ciudad.

Publicaciones Similares

Deja un Comentario

Esta publicación aún no tiene comentarios disponibles.